Cómo pedir vino en los restaurantes como un profesional

Muchos comensales se sienten incómodos cuando se enfrentan a la carta de vinos de un restaurante, pero no tiene por qué ser así: con los siguientes principios en mente, incluso los enófilos novatos pueden pedir vino con confianza.

como pedir vino en un restaurante
como pedir vino en un restaurante

Cómo pedir vino y no morir de verguenza

Pedir vino

Una vez que se haya decidido por una determinada botella de vino, el primer paso es comunicar su elección al sumiller. Como las etiquetas de los vinos contienen mucha información (incluyendo el nombre del productor, el nombre del viñedo o de la propiedad, la variedad de uva, la añada y/o la región), puede ser fácil confundir una botella con otra.

Por ello, asegúrese de indicar el nombre completo del vino y de señalárselo al sumiller en la carta de vinos. Si no se siente cómodo pronunciando el nombre del vino, la mayoría de las cartas de vinos tienen códigos numéricos al lado de cada vino, llamados números de depósito, que funcionan como una abreviatura de los vinos individuales.

Confirmación del vino

Después de tomar el pedido, el sumiller volverá a la mesa y presentará la botella de vino al anfitrión de la mesa (es decir, la persona que hizo el pedido) con la etiqueta hacia fuera. En ese momento, el sumiller recita el nombre del vino en voz alta y el comensal confirma si es o no la botella que ha pedido.

Asegúrese de tomar nota de que todos los datos -productor, añada, etc. – coinciden exactamente con lo que se ha seleccionado. Es evidente que el restaurante tiene la culpa de traerte la botella equivocada, pero si la aceptas y empiezas a beberla antes de que se descubra el error, probablemente te tocará pagarla.

Probar el vino

Una vez confirmado, el sumiller abrirá la botella de vino y colocará el corcho en la mesa a la derecha del anfitrión. Por lo general, no es necesario oler el corcho, ya que es muy poco lo que se puede averiguar al hacerlo. A continuación, el sumiller servirá una pequeña muestra de vino en la copa del anfitrión.

En este punto, el anfitrión simplemente busca defectos o sabores desagradables en el vino:

Para empezar, inclina la copa de vino en un ángulo de 45 grados sobre una superficie blanca y observa cualquier defecto visible, como burbujas de gas, sedimentos o nubosidad.

  • A partir de ahí, agite la copa para introducir oxígeno en el vino y volatilizar sus componentes aromáticos.
  • Introduzca la nariz en la copa e inhale profundamente, notando cualquier aroma extraño.
  • Por último, lleve una pequeña cantidad de vino a la boca y considere cómo se complementan los sabores con los aromas del vino.
  • Si el vino no tiene un aspecto, un olor o un sabor apetecibles, pida educada pero firmemente que le cambien la botella.

Decantar el vino

Por último, el sumiller puede preguntarle si desea o no decantar la botella. Hay dos razones principales para decantar un vino: para dar a los vinos jóvenes una descarga de oxígeno que les permita expresar plenamente sus aromas y sabores, o para trasegar el vino envejecido de los sedimentos que suelen formarse en el interior de las botellas. La decantación rara vez se emplea para los vinos blancos y dulces, y casi nunca para los rosados y espumosos.

Decantado o no, el sumiller servirá la botella alrededor de la mesa, generalmente a las damas primero, luego a los hombres y terminando con el anfitrión. Ya está, ahora brinde con sus acompañantes y disfrute de la comida.

¿ Conoces los diferentes tipos de Vino ?

A continuación te mostramos algunos y te explicamos el por qué de sus caracteristicas que le dan su nombre